Ya acerca nuestras celebraciones en Chilpancingo, es la víspera de la Feria de San Mateo Navidad y Año Nuevo que trae el Paseo del Pendón y el Teopancalaquis. Chilpancingo se viste gala, sabor, color, mezcal, aromas. Dejemonos llevar por los sentidos y permitamos enamorarnos de esta bella tierra suriana que no deja de sorprender a grandes y chicos, que llena el alma de paz y calor, amor y felicidad.

Adelante, contemplen parte de esta hermoso pedazo de cielo.

Las festividades

“De ferias y tradiciones siempre hay que recordar cuelgas, toritos, cempasúchil, el carrizo y el mezcal”

Canto a Guerrero

Profesor Enrique Galeana Laurel

El 26 de marzo de 1895 se le concede a Chilpancingo el permiso para que cada año se lleve a cabo una fiesta con el objetivo de recupersarse cultural y económicamente de los embates de la guerra de Independencia, además de ayudar a los chilpancingueños a crearse un orgullo y una razón de nacer en Guerrero.

Chilpancingo solo una vez ha cancelado su Paseo del Pendón, su Feria y el Teopancalaquis, fue en 1960 cuando los chilpancingueños defendían la Autonomía Universitaria, eran tiempos de inestabilidad social y política por lo que la violencia estaba presente, sin embargo la justicia ganó y se logró la caída de los poderes del gobierno de Raúl Caballero Aburto.

Así mismo, el profesor Juan Carranza Soriano, ex integrante del Patronato de la Feria comentó que son las fiestas esperada del año, ya que existe el reencuentro social que permite disfrutar las posadas, las piñatas, los nacimientos, las pastorelas, la comida de noche buena, el día de los santos inocentes, el año nuevo y el día de reyes, pero ante todo es un momento de compartir con la familia y los amigos.

En Chilpancingo son fechas de alegría en la que una ciudad callada y apaciguada despierta para que se escuchen los cuetes, el bullicio que genera la gente, ver a hombres, mujeres y niños correr delante de los toritos y disfrutar de las danzas que recorren las principales calles de la ciudad al compás de los piteros y las bandas de viento o “chile frito” que al son de las jaranas y unas copitas de mezcal ponen a bailar hasta el más tieso.

 

El paseo del pendón

“Levantemos el rostro para recibir de frente a la luz del sol y el mensaje del mar, a través de su suave brisa, viajera por montes y valles sólo para acariciarnos… con la mirada fija más allá del horizonte y el eco emotivo del ding dong de las campanas de la asunción”

Mario Rodríguez Bello – Presidente del patronato de la Feria de San Mateo Navidad y Año Nuevo 2002

Paseo del pendon Chilpancingo 2006

mrtlacololero

Así relata el cronista de la ciudad, Félix J. López Romero el inicio de la tradición, La gran Tenochtitlán cayó en poder del intrépido extremeño Hernán Cortés el 13 de agosto de 1521. Cuautéhmoc realizo su mejor esfuerzo por defender su ciudad, cayendo finalmente vencido por la superioridad de las armas, de quienes por trescientos años habrían de tener encadenada la tierra de Anahuac”.

Ya en las actas de cabildo, guardadas en el archivo histórico del Distrito Federal, señalan que a los ocho años de la conquista, el día trece de agosto, que coincide con la fecha de San Hipólito, el presidente de la Nueva España, Francisco Nuño de Guzmán decreta que cada año en el día de ese Santo se corran siete toros y se saque el pendón de la ciudad de la casa de cabildo y se haga acompañar por la gente del lugar hasta la iglesia del patrono.

En nuestros días es un desfile que se celebra un domingo anterior al 24 de diciembre con las principales danzas de la ciudad y el estado, que indica la llegada de la Navidad y la Feria de San Mateo Navidad y Año Nuevo. El barrio de San Mateo alberga a las danzas participantes que partirán desde su plazoleta hasta la plaza de toros Belisario Arteaga para dar paso al famoso “Porrazo del Tigre”.

De Chilpancingo se reúnen las danzas de los cinco barrios tradiciones que dan muestra de elegancia y tradición al llegar sus Tlacololeros, la danza principal del estado y de la ciudad; le siguen los Chinelos, los Diablos, los Manueles, los Doce pares de Francia, los Pescados, los Santiagos y los Moros.

Del estado, “bajan” a la ciudad de las siete regiones como son Tierra Caliente, Montaña, Centro, Norte, Costa Chica, Costa Grande, Acapulco, con lo que el barrio de San Mateo ha llegado a albergar a casi 2 mil participantes agrupados en más de 200 danzas, aunado a esto carros alegóricos y decenas de bandas de “chile frito”.

En tanto, la gente que vive en las calles donde pasará el Pendón, se preparan adornando el lugar con carpetas y cortinas de colores hechas con papel china y otros colocan mesas con fruta y agua que son ofrecidas a los cansados participantes.

Al inicio del desfile se encuentra el cohetero que conforme avanza el desfile lanzan cohetones al cielo para indicar su posición, así mismo, Juan Carranza explica que es una costumbre traida de los campesinas durante las fiestas para una mejor cosecha, en la que por medio de los cohetes anunciaban a Dios la ceremonia y le indicaban que ahí se encontraban para adorale. En la comparsasigue una bella mujer montada a caballo que porta el pendón -el estandarte con el escudo de la ciudad-, detrás de ella se encuentran el Presidente municipal y el Gobernador del estado en turno, que año con año asiste puntualmente, en seguida avanza la Señorita Flor de Noche Buena, que en recientes años se elige de entre las chicas mas bonitas de los cinco barrios.

Hombres con garrafas llenas de mezcal ofrecen carrizos o jarritos a la gente para llenarlos, también se les da a los danzantes para que “aguanten” ante los inclementes rayos del sol y el esfuerzo. Por lo que al pasar el tiempo, las calles se impregnan del olor de la bebida.

A continuación sigue La burrita de las Castañas, que según la tradición, el hijo de un hacendado de la ciudad tenia problemas muy serios y como manda a la virgen le prometió llevar un asno cargado de dos barriles llenos de mezcal y adornadas con flores de cempasúchil para repartir la bebida en el paseo; después de este característico personaje los cinco barrios llevan cuelgas de doce velas como una ofrenda a Dios y que representan a los doce apóstoles.

Todo esto amenizado con la canción compuesta por la Banda Hermanos Mateo llamada “Feria de Chilpancingo”, a continuación los cinco barrios empezando por San Mateo, San Antonio, San Francisco, Santa Cruz y Tequicorral avanzan encabezados por sus Tlacololeros y Chinelos. Al finalizar los barrios se encuentran las danzas de las siete regiones del estado, dando muestra de su folklore y su habilidad para ejecutar las más curiosas coreografias.

Porrazo del tigre

“Siguiendo una gran tradición con el porrazo del tigre al compás del gran tambor el Tlacololero y el rifle”

Canto a Guerrero

Pendon Chilpncingo 07

marcgro07

Al pasar el paseo del Pendón por casi todos barrios, es hora de que el Barrio de San Antonio albergue a los danzantes y la gente en su plaza de toros para que los tigres de los cinco barrios se disputen el titulo en el Porrazo del Tigre. Al llegar los Tlacololeros forman un círculo que delimita el área donde pelearan, sus tigres entran de acuerdo al sorteo para pelear una especie de lucha grecorromana que definirá al barrio campeón del año.

Teopancalaquis

 

El 24 de diciembre por la noche las danzas de los barrios de San Mateo, San Antonio, Santa Cruz, Santa Cruz, San Francisco y Tequicorral recorren con hachones de ocote encendido las principales calles que llevan a la catedral de Santa María de la Asunción, se reúnen en el atrio para bailar, como una antesala al nacimiento de Jesucristo.

Las procesiones son encabezadas por los mayordomos de cada barrio acompañados de sus familias que son benefactores para llevar a cabo las festividades.

Cuando el obispo en turno hace el anuncio del nacimiento del Mesías, sale a recibir a las danzas, las cuales, entran en fila, respetuosamente para arrullar al niño Dios, ser bendecidos y dar gracias por los bienes que se les ha otorgado en el año.

Un momento que tal vez dura pocas horas pero que son la unión de un pueblo que recuerda sus raíces en tiempos prehispánicos, que refuerzan la grandeza de una ciudad llena de tradiciones y católica por naturaleza

Feria de San Mateo, Navidad y Año Nuevo

darvma

La historia de la feria se remonta a la época de Nicolás Bravo en la que dirige un escrito al Congreso Federal para que fuera constituida una feria en la ciudad después de la destrucción de los bienes de muchas familias y la pobreza existente en la región fueran subsanado a sabiendas de los servicios que la región había aportado durante la guerra de independencia.

Así mismo, Nicolás Bravo recalcó que la feria ayudaría a prolongar una ayuda a las perdidas que cientos de personas sufrieron durante el enfrentamiento, cosa que el había sido testigo presencial y era justo que la ciudad erigida y jurada como capital de México por José María Morelos y Pavón, durante la instalación del Primer Congreso de Anahuac fuera reconstruida.

En respuesta se expidió un decreto el 26 de marzo de 1825 y que menciona que la ciudad de Chilpancingo, erigida y jurada por el señor José María Morelos y Pavón se le conceda una feria anual en el mes de diciembre con duración de ocho días, en la que concurrirán comerciantes y tratantes con su respectivo pago de derechos al estado y los municipios.

Han sido 182 años de festejar el renacimiento de la ciudad con la feria que orgullosamente es la más vieja del país, enriquecida por las culturas indígenas y las tradiciones aunque se haya tenido que hacer a un lado el culto a los dioses por la adoración a la cruz del cristianismo.

Esta feria se ha celebrado todos los años, exceptuando 1960 cuando los conflictos estudiantiles por la autonomía universitaria impidieron su realización, y que el sacrificio rindió frutos al provocar la caída del gobierno en turno y ver el nacimiento de lo que ahora se conoce como Universidad Autónoma de Guerrero.

El historiador de la ciudad Félix J. López Romero, comenta que la feria de San Mateo abarcaba del 25 de diciembre al 1 de enero hasta que el gobernador, el General Baltasar R. Leyva Mancilla lo extendió hasta su cumpleaños, que era el seis de enero. Era una celebración para disfrutar en familia, llegaban chilpancingueños de otros lugares para disfrutar del terruño.

A lo largo de la Calle 16 de Septiembre se instalaban los puestos de lotería, Tacho era el más popular de todos; había corredores de cartas que fueron verdaderos maestros al “Cantarlas”, como Chayo, experto en esos menesteres. Y mire si no, para anunciar la llegada del pino gritaba a todo pulmón: Los pinos de la ladera que se estremecen con el airón, así se estremecen los hombres cuando les juegan una traición, otras personas que entregaban las tablas, a la clientela, coreaban la carta con la cual un afortunado podían llevarse uno de los premios.”

Así mismo, dijo que con los años la feria se extendió, por lo que el siguiente gobernador, Alejandro Cervantes Delgado, busco un lugar adecuado para albergar a la Feria que ya rebasaba la capacidad de la plazoleta del barrio de San Mateo y fue llevada al Barrio de San Antonio donde se le construyeron sus instalaciones y apoyo la creación de un patronato para dirigir los festejos, además de que presidio actos como el certamen Señorita Flor De Noche Buena.

Aún recuerda que la feria tenia un colorido particular, donde el pueblo se daba cita, los niños corrían por los prados jugando, en tanto que los enamorados buscaban lugares para declararse su amor y en el jardín había personas sentadas en las bancas que se divertían con solo ver pasar a la gente.

La connotación ha cambiado, vendedores de sarapes, trastes, discos y ropa se han apoderado de los pasillos, sin embargo la conquista de estos nuevos comerciantes se ve contrastada con los artesanos de Taxco, Olinalá y otras entidades que aún recuerdan el sentido de la feria, las tradiciones y la unión familiar que representa.

Los tiempos son diferentes pero el sentimiento es el mismo, la gente de Chilpancingo aguarda pacientemente 11 meses del año para disfrutar de las tradiciones y el folklore, fechas en las que la ciudad emerge con fuerza e inunda todo de color y mezcal.

El jaguar nos representa
Danzan los tlacololeros
Al son de una linda chilena
“Atolito con el dedo

Canto a Guerrero

Elaboró: FLOR ITXEL NAVARRO ALONSO

*El uso no autorizado de este articulo de forma parcial o total viola las leyes de Derecho de Autor, por lo que se pide en caso de utilizarlo, mencionar el nombre del autor, titulo y fecha de publicación del texto, así como la dirección donde se obtuvo.


0 Responses to “Feria de San Mateo, Navidad y Año Nuevo”



  1. Dejar un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: